lunes, 18 de abril de 2011

Potaje de gurumelos

Ésta es la tercera entrada con gurumelos y creo que también la última por esta temporada. En esta ocasión os presento un potaje de garbanzos donde nuestra rica seta se convierte también en la protagonista.

Hay que tener presente que como el potaje sólo lleva los garbanzos y los gurumelos, pondremos especial atención en que no nos quede como un calducho donde flotan cuatro garbanzos, sino que haya una salsa que lo ligue todo. Para ello vamos a realizar, a diferencia de otras veces en que hemos echado la verdura cruda, un refrito, por lo que vamos a partir ya de una base consistente. Vamos a necesitar:
  • 1/2 kilo de garbanzos remojados del día antes.
  • 1/2 kilo de gurumelos
  • un tomate grande maduro
  • un cebolla grande
  • media cabeza de ajos
  • un pimiento verde
  • pimentón dulce
  • una hoja de laurel
  • unos granos de pimienta negra
  • unos granos, como 1/2 cucharadita de cominos
Hace tiempo que no ponía algo de música en las recetas. Hoy vamos a trabajar con un disco antiquísimo, y no por eso menos  bonito, de Supertramp: Indelibly Stamped, del que os dejo este precioso tema Rosie had everything planned.


Comenzamos poniendo en el vaso de la batidora el tomate pelado y sin pepitas -aunque esto depende de la potencia de vuestra batidora-, el pimiento y la cebolla y lo hacemos todo puré.

En el fondo de la olla que vayamos a usar ponemos una lámina de aceite de oliva virgen extra y ponemos a refreír la verdura triturada. Cuando empiece a coger color doradito ponemos los granos de pimienta y la hoja de laurel para que suelte sus aromas y, a continuación, ponemos una cucharadita de pimentón. Removeremos bien para que se ligue todo y tendremos cuidado de que no se nos queme el pimentón. A continuación echaremos los garbanzos y los cubriremos con agua. Tendremos que poner un poco de sal, a vuestro gusto, y los dientes de ajo con la piel y todo, pero limpios, claro.

Mientras se van cociendo los garbanzos, a los que tendremos que vigilar para que no se queden en seco ni que tengan exceso de caldo, iremos limpiando los gurumelos quitándoles la piel y enjuagándolos muy bien para quitarles la tierra que puedan tener. Tendremos que cortarlos en láminas gruesas, para luego encontrárnoslas entre los garbanzos. Tendremos que añadirlas cuando los garbanzos estén ya casi del todo tiernos.

Por último, antes de servir, machacamos los granos de comino en el mortero con la ayuda de unos granos de sal y lo añadimos al potaje.

8 comentarios:

Meme dijo...

Rico, rico, rico

Juanjo dijo...

Asias, asias, musa.

Un petó.

susina dijo...

AYYYYYYY qué cosa tan buenísima!!!!!!!!!! solemos ir a la sierra de Aracena algunos fines de semana porque nos encanta...y precisamente allí, en Aracena, es donde yo comí por primera vez los garbanzos con gurumelos...en el P´tasca, un bar que está enfrente de la plaza de toros. Bueno, por primera vez y siempre que los comí, porque en Sevilla no sé si los hacen en algún bar. Qué sabor tan extraordinario, qué textura...qué todo!!!!!!!!!!! me encanta esta receta!

Juanjo dijo...

Por si la sierra no tuviera ya de por sí suficientes alicientes como para que subamos, ¿verdad susina?, encima las setas. ¡Qué buenas!

Besos.

María dijo...

Sigo viendo tus entradas y cualquier día me quedo pegada de una electrocutación debida a las babas...
Estoy haciendo la dieta hiperprotéica. A ver si adelgazo y puedo probar tus recetas, Juanjo hijoooo.

Juanjo dijo...

Jajaja, qué fácil me lo pones, María!! Así es muy fácil triunfar, si estás a dieta todo te parecerá una maravilla.

Nada, nada, aquí se quedan las recetas para cuando puedas comerlas. :)

Besos.

Gloria dijo...

¡Qué rico, qué rico, que rico!

Pues claro que te sigo, si me has hecho la boca agua... ^.^

Un abrazo, te felicito eres un cocinillas muy bueno.

Juanjo dijo...

Muchísimas gracias, Gloria,por venir, por tu comentario y por quedarte.

Besos.

Publicar un comentario