martes, 14 de abril de 2009

Choco guisado

Me encontré en el mercado un choco de los grandes, de esos que cuando lo cortas te ofrece un grosor excelente para guisarlo, y me he puesto manos a la obra.

Hay muchas formas de guisar un choco y de acompañarlo: con habas -naturalmente estando en Huelva-, con patatas guisadas, ...

El de hoy lo voy a guisar de manera que luego pueda darle varios usos, según me apetezca a la hora de comer.

Vamos a necesitar:
  • Un choco grande, por supuesto.
  • Una cebolla grande.
  • Un par de dientes de ajo.
  • Una hoja de laurel.
  • Pimentón dulce.
  • Pimentón picante.
  • Un vaso de vino blanco.

Cortamos el choco, una vez limpio, en tacos como de 4 centímetros. Ojo, que el choco embebe y podríamos encontrarnos al final pedazos muy pequeños. Un truco para que el choco esté tierno es congelarlo antes unos días.

La cebolla la cortamos en medios aros y los ajos en láminas. Es importante que seáis generos@s con la cebolla, pues es la base de que al final tengamos una salsa abundante y espesa.

En una cacerola ponemos aceite de oliva virgen extra y, cuando esté caliente, echamos la cebolla y los ajos. Los freímos hasta que estén blanditos. Incorporamos el choco y dejamos que el agua que suelta se evapore. Echamos una cucharada de pimentón dulce y una pizca -depende del gusto de cada un@- del picante. Dejamos que sofría un poco sin que se queme el pimentón e incorporamos el vino y el laurel. Dejamos que el vino se reduzca y si tenemos necesidad -que seguramente la tendremos- cubrimos con agua y dejamos que hierva hasta que el choco esté tierno.

Es importante a la hora de guisar choco que no se eche la sal hasta el final, ya que así se evita que se endurezca.

El choco guisado de esta manera podéis acompañarlo para comer con patatas guisadas, -para lo que habría que dejar el choco algo más "entero", para que aguante la cocción de las patatas- añadiéndole agua y patatas cortadas a tacos; o así, tal cual, acompañado de patatas fritas o de un molde de arroz blanco.

4 comentarios:

Selma dijo...

Por algo he esperado comentar despues de almorzar... Comparando con el pollo a la plancha y las verduras del tiempo que acabo de comer, este plato que nos ofreces es de lo más apetitoso y no hubiera sabido a nada mi comida de hoy...
Te felicito porque lo que nos propones está hecho con ingredientes fáciles de encontrar y el resultado a la vista está... hasta me llega el olor.. el sabor, te lo diré.. y si puedo el aspecto... pero tengo pendiente preparar las Alcachofas y lo quiero hacer siguiendo el orden en que nos lo pones...

Lo único ¿No estará en tu mente la idea de hacernos engordar? Ay Juanjo, son riquísimos estos platos.. muy ricos e irresistibles..

Un beso...
Para este plato, no tengo ninguna duda...y cuando haya hecho el anterior allí te lo comentaré...

Bernardo Romero dijo...

Vaya choquito que se ha guisado usté, maestro. De estos me como los que haga falta. Esa simplicidad en el guisar es lo que hace grande un plato. Un abrazo.

Bernardo Romero dijo...

Illo, que se m'aolvidao decirte que te metío entre mis "Amigos". Je, je, je, mañana voy a lo del Dioni a por las gambas. No te digo ná. Mañana el menú es fácil, él jamón que me regaló el Matías y las gambas que me va a preparar el Dioni. Nos vemos, tronco.

Anónimo dijo...

Jo con el Bernando la envidia que me dá.
Un abrazo, Juanjo. Y Gracias por las recetas
Antonia.

Publicar un comentario