jueves, 1 de octubre de 2009

Qué pasó con el huerto,...y con las calabazas de Musmushi

Algun@s de vostr@s os habréis preguntado que qué es lo que pasó con el huerto, y tenéis razón porque hace mucho que os dije que os debía un post y hasta la fecha nada os había comentado.
En la actualidad sigo recolectando berenjenas y pimientos -ya visteis los que metí en vinagre, y esta semana he vuelto a llenar la orza-.

Los tomates han sufrido este verano una importante plaga que ha hecho que en los huertos de alrededor del mío la cosecha haya sido un fracaso: hay quien no ha llegado a coger un tomate. Afortunadamente, y sin que sepa explicaros el porqué, mis tomateras enfermaron tarde, lo que facilitó el que haya obtenido una cosecha razonablemente buena, habiendo recolectado algunos tomates de casi medio kilo de peso. Dada la abundancia, y amén de los regalos, gazpachos, cremas de tomate, picadillos y ensaladas, hemos embotellado tomate frito -lo usé en los tollos- para el invierno y, usando las berenjenas y calabacines, pisto ya cocinado. Algún día os contaré cómo se hace. Lo que sí es una lástima es que la plaga afectó  más a los cherry, por lo que se han recolectado muy pocos.

Las judías verdes que no hemos consumido las hemos cortado, escaldado y congelado en bolsitas, lo que nos permitirá ir tirando de ellas conforme las necesitemos, al igual que el resto de verduras que no hemos llegado a consumir en fresco. Mención especial merecen los pimientos gordos: su producción ha sido fantástica, lo que ha permitido la elaboración de pimientos asados para consumir y congelar ya asados.

No cabe duda que quienes se han convertido en las estrellas de la temporada, han sido las calabazas que sembré para Musmushi, y de la que os dejo una presentación que sirve para recordarlas desde su siembra hasta la recolección y el primer uso, una crema de calabaza y zanahorias que será la próxima entrada del blog.

La mayor de todas ha pesado 23 kilos, y las otras 10, 7 y 5 respectivamente. Al margen de lo afectivo -no penséis, sobre todo tú Rosario, que me ha sido fácil meterles el cuchillo-, se puede considerar que para ser la primera vez que las cultivo y que hubo quien dijo que era tarde para la siembra, se trata de una buena cosecha que repartir con amigos y familiares. Ayer mismo vi que las plantas tienen flores y varias calabazas del tamaño de un balón de fútbol, así que parece que la cosa no ha terminado aún.



2 comentarios:

musmushi dijo...

Mi queridísimo "padre de las calabazas", estoy segura que nuestras "niñas" son muy felices con su destino culinario, sobre todo porque harás de ellas maravillas....(aunque eso de meterles el cuchillo reconozco que debe haber sido un momento difícil)
Te felicito por tu huerto y por tus buenas cosechas, eso implica que tienes plantas fuertes, vigorosas, bien tratadas y, por lo tanto, tienen mucho más altas sus defensas.
Espero ansiosa la receta de la crema. Besos.

Selma dijo...

Ante todo enhorabuena a los Felices Padres de tamañas criaturas... ¡Espectaculares, realmente!Y entiendo este reparo a la hora de clavarles el cuchillo...
Pero bienvenidas las recetas que nos darás a partir de vuestras "niñas".
No me hables de plagas! Las Palmeras se han visto afectadas por una mortal, una las que veía desde mi balcón este verano,se ha muerto sin remedio.. Ojalá no afecte a las que tengo en el "Oasis", sería una pena...

Gracias por tenernos al corriente de la evolución de este prolífico Huerto..

Un beso.

Publicar un comentario