sábado, 2 de enero de 2010

Rape "alangostao"

Visto que en las Fiestas -en éstas y en cualquiera-  hay que ir a lo práctico  y evitar estar hasta última hora en la cocina, lo que hay que hacer es tener las cosas preparadas con antelación y, amén de un plato caliente -como una sopita, que entona-, servir platos fríos pero sin que por ello haya que renunciar a que sean suculentos.

Éste es el caso de hoy: una manera distinta y no muy complicada de contar en la mesa con un bocado exquisito como el rape.



Mientras Antonio Carmona nos cuenta cómo se amarra su muchacha esa mata de pelo negro que debe tener,  y puestos a fusionar, como hace el músico, nosotros lo haremos -flamenquito y asturianín- pimplándonos como dice en la canción: despacito y sin prisa, una botella de sidra directamente traída desde Villaviciosa. Tengo que advertir que para escanciar tengo que hacerlo sobre el fregadero por orden directa de la jefa y además, para que caiga algo en el vaso, con uno de esos tapones verdes puestos en la botella.

Entre culín y culín vamos a ir reuniendo lo siguiente:

  • Un buen lomo de rape como de 1 kilo y medio.
  • Pimentón dulce o ñora molida. Que me perdonen los de La Vera, pero ese pimentón para esto me parece muy fuerte.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

    Si el rape viene entero no desechéis el hueso, que ya se sabe que si se hierve con un chorrito de aciete, una cebolla y una hojita de laurel, podemos luego aprovechar ese caldo para echárselo a un arroz o a otro guiso de pescado.

    A lo que vamos. Lo primero que haremos será embridar el lomo de rape, es decir, con un cordelito lo vamos atando, como hacemos con los rollos de carne, de manera que a la vista parezcan los anillos de una langosta ya pelada. Se le pone la sal y, con los dedos, lo untamos de aceite y a continuación con el pimentón.

    En una cacerola ponemos el rape con un poquitín de agua en el fondo con la idea de que el rape se cueza en su propio jugo. Lo tendremos tapado durante una media hora a fuego medio sin olvidarnos de volverlo de vez en cuando.

    Para poderlo cortar hay que esperar a que se enfríe, y se puede servir con lechuguita y ponerle una mahonesa o salsa cóctel según os guste.

      4 comentarios:

      susita dijo...

      Juanjo! Qué pinta tan excelente tiene tu rape alangostado! En Asturias al rape lo llamamos "pixín" así que tu`pixín está de lujo!!!!!! En casa nos encanta aunque yo todavía no me decidí a hacerlo por si me sale mal...je je te copiaré a ver qué tal!
      Besos Susi.

      PEDROHUELVA dijo...

      El rape, me parece un pescado flojo de sabor. No se yo si con sal y poco mas, esto merecera el elevado precio.
      Yo me comeria mejor una langosta.
      Felicidad.

      Argelia dijo...

      Se ve delicioso, pero la forma de introducirnos en cada preparación me encanta!!
      Feliz Año Nuevo Juanjo

      susita dijo...

      Juanjo, me acordé de ti hoy! Comimos rape alangostado y fritos de rape...qué cosa más rica!

      Publicar un comentario