domingo, 25 de abril de 2010

Revoltillos con patatas

Dicen que del cerdo, hasta los andares. Pues algo parecido le pasa al cordero, que del pobre bicho se aprovecha todo.

El plato de hoy podría decirse que está hecho con despojos del animal, ya que los revoltillos están hechos de trozos de callo, es decir, del libro o cuajar del cordero de unos 6 centímetros aproximadamente, enrollados sobre sí mismos y atados con una tripa. Hay sitios, como donde vivo, en que no se hacen así, o mejor no se hacen, o sea que no los lían. Yo siempre los he comido liados, por eso, cuando el jueves por la tarde tuve que ir a Huelva y recordé que el nuevo mercado abre esa tarde, me di una vuelta para ver qué pillaba; y pillé unos revoltillos que tenían muy buena pinta. Me acordé de mi madre. Ella siempre los desliaba, los lavaba con agua y vinagre y los volvía a liar. Hoy en día no hace falta porque vienen bastante limpios.

Mi amigo José Luis Romero, al que hace muchos años que no veo, me comentaba que en Higuera de la Sierra, de donde es, se hacían con morcilla; no sé si me dijo que rellenaban los revoltillos con trocitos de morcilla o es que la morcilla se echaba al guiso. El caso es que me acordé de él, y también de que me había regalado una vez ese tapiz que hizo su padre con prismas de corcho cortados a mano con la navaja, y que conservo con todo el cariño del mundo, por lo que he querido enseñarlo aquí.

Además de esta canción de Chambao

 


para irnos ambientando en la cocina poquito a poco, hay que tener a mano lo que sigue:
  • 1 kilo de revoltillos
  • una manita de cordero o dos, por ser puristas, que yo no le pongo porque no me gusta.
  • 2 chorizos
  • un hueso de jamón
  • una cebolla grande
  • un tomate
  • un pimiento
  • una cabeza de ajos
  • un par de hojas de laurel
  • un ramito de hierbabuena
  • un vaso de vino blanco, y si es bueno, otro para vosotros.
  • Aceite de oliva virgen extra
  • unas hebras de azafrán
  • unos granos de pimienta negra 
  • Patatas.

Ponemos todos los ingredientes en crudo en una olla, excepto las patatas, y los cubrimos con agua, echando ya el vino y un chorreón de aceite, y las hebras de azafrán majadas con la sal para que se integren bien. A mí me gusta dejar la olla destapada e ir vigilando que no se quede en seco. Para saber si están ya tiernos los pincho con un tenedor. Pero si se dispone de poco tiempo se puede usar la olla exprés, contando con que en algo menos de media hora deben estar tiernos.

Podemos comérnoslos así, acompañados de unas patatas fritas, o como en este caso, echándole las patatas al guiso, que es como, para mi gusto, están mejores. La cantidad de patatas estará en función de vuestro gusto y de lo que tengáis que estirar los revoltillos por la gente que se vaya a sentar en la mesa.

Si machacáis las papas con el tenedor y las ligáis con la salsa,...no os digo nada.

10 comentarios:

susina dijo...

Me encanta!!!!!!!!!!! qué ricos los revoltillos...son un estilo a los zarajos madrileños!!! nunca los probé pero seguro que me encantan...en Asturias, de pequeña solía comer las chinchulinas, que eran los revoltillos pero de vaca, de ternerina pequeñina...con lo de las vacas locas se prohibieron. Cuando vaya comprobaré si los volvieron a vender...qué ricos!!!!!!!!!!!! seguro que ese plato voló!!!!

Besos, Juanjo!

Juanjo dijo...

La vez que anduve por tu tierra, Susina, se me pasó, con la cosa de las otras exquisiteces que tenéis por allí, preguntar por este tipo de cosas que me cuentas, pero ahora que conozco su existencia, la próxima no lo perdono

Besos.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Tienen que estar riquisimos así pero la verdad es que siempre los he comido guisado como el menudo, que es como se hace por el Andevalo.
Creo recordar que Bernardo Romero hizo una entrada de revoltillos como te digo.
Aquí es Sevilla no los he visto nunca, no sé si lo pondrán en algún sitio.
Un abrazo

Juanjo dijo...

Claro, Rafael, seguro que el maestro Bernardo tiene que tener algo en su "cocina" al respecto, no en vano es un erudito en la cocina onubense. Hay muchas maneras de hacer los revoltillos, estos los he hecho como recuerdo que siempre se hacían en mi casa. Por cierto, me acabo de acordar que también los hacían metíos en tomate, así que ya tenemos tema para otra entrada.

Un abrazo.

Juan López dijo...

De las cosas mas ricas,un platazo de revoltillos...incluso fritos.
Saludos

aceitunasyestrellas dijo...

habra algo mas rico que un platazo de revoltillos!!!
Saludos

__MARÍA__ dijo...

He comido revoltillos de cordero cuando he ido a Castilla y León, pero por aquí (al menos en Chipiona) no los he visto, preguntaré de todos modos.
¡Están buenísimos!

Besos Juanjo

PEDROHUELVA dijo...

amigo mio, estos peligros de la cocina, los voy a correr de la mano de esta magnifica receta que nos facilita.

gracias.

juan riquelme dijo...

Los mejores revoltillos con patatas los comia en Lucena del Puerto y Bonares, ahora para evitar a la sñra. que tanto me cuida en San Juan del Puerto en un bar que esta frente al recinto ferial. Para hacerlos con tomate sólo ponerlos tiernos con cebolla, ajo, laurel y pimienta y luego meterlos en el tomate mientras se fríe, ya sabeis cuando el aceite cubre el tomate ya sta

Juanjo dijo...

D. Juan, toda esa zona que usté frecuenta es territorio "revoltillero",...usté sí que sabe.

Publicar un comentario en la entrada