lunes, 18 de octubre de 2010

Copa Granada al Pedro Ximénez

Hoy me he dado cuenta que tenía un frutal al que no apreciaba bastante, y mira que lo apreciaba. A las múltiples cualidades que parece que tienen las granadas además de las puramente culinarias, se unen ahora las que se derivan de un estudio reciente que les atribuyen propiedades anticancerígenas.

El cultivo del granado está muy extendido y es considerado como uno de los frutales más cultivados desde tiempos más remotos. Se introdujo hace mucho tiempo en la región mediterránea, y se supone que fueron los cartagineses quienes  llevaron la planta al sur de Europa. Los árabes la apreciaron tanto que hasta le dieron su nombre a su más preciada joya.

Estupendo, pero no han sido estos los motivos que me han llevado hoy a esta "maldad", sino el aprovechar los frutos de mi árbol que están que da gloria verlos a estas alturas del otoño, y de paso pegarnos un fiestorro para el paladar.

 Mientras nos vamos preparando nos amenizamos con esta pieza de Luis Delgado, Bebiendo al alba, música andalusí para un fruto andalusí.




Nos harán falta:
  • Un par de granadas
  • Una tarrina de queso fresco batido, de ése que podéis encontrar en los híper, aunque también podríais usar yogur, nata montada u otra cosa que os apetezca.
  • Una copa o dos de vino dulce, un Pedro Ximénez he usado yo.
  • El zumo de un limón.
  • Canela molida.
Desgranamos la fruta cortándola en dos mitades y golpeándola con una cuchara de madera. Ponemos los granos en un bol una vez limpios de los restos de la piel interior blanca que haya podido caer, junto con el vino y el zumo del limón y espolvoreados con la canela. Si vuestras granadas no son de las dulces podríais poner un poco de azúcar; a las mías no les hace falta. Lo guardamos así en el frigo durante un par de horas para que macere.

A la hora de servirlo tomamos la copa y mojamos sus bordes en el mismo jugo donde están metidos los granos y luego en un plato donde habremos puesto azúcar junto canela para que se queden los bordes caramelizados. Rellenamos la copa con la granada y sobre los granos ponemos el queso. Para terminar echamos algunos granos por encima del queso y adornamos con una hojas de hierbabuena.

1 comentarios:

Ague dijo...

hola Juan,
me ha encantada esta copa de granada,me encanta esta fruta y la verdad que aparte de utilizarla como fruta le sacamos pocas utilidades,saí que nada me levo tu copa y a probar a ver....una presentación 10.
Aquí me quedo cotilleando en tu cocina y tomando notas,y como seguidora,
buen Domingo y salutaciones.

Publicar un comentario