miércoles, 13 de octubre de 2010

Fideos con caballa


De todos es sabido, como ya hemos comentado por aquí en otras ocasiones, cómo en las poblaciones marineras de las provincias de Cádiz y de Huelva está extendida la costumbre de cocinar los frutos del mar con pasta, seguramente por influencia de los marineros valencianos y catalanes que se establecieron por la zona. Esto es tan así que las caballas con fideos -o los fideos con caballa- es un plato que está considerado como típico en toda la zona.

Coincidiendo con el final del verano y aprovechando que por la plaza había encontrado unas caballas medianas que daba gloria de verlas de lo gorditas que estaban, nos pegamos un homenaje guisándolas con fideos. 

Aprovechamos mientras suena la canción de Morrisey "Everyday is like Sunday" para ir reuniendo los avíos y ponernos a cocinar.



  • 1 kg de caballas
  • 2 tomates maduros
  • 1 pimiento verde y otro rojo
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 vaso de vino blanco
  • un ramillete de perejil
  • unas hebras de azafrán
  • fideos gruesos. He usado para 3 personas 200 gr. de los del nº4
Ponemos a hervir las caballas en abundante agua junto con un tomate, un trozo de la cebolla, la hoja de laurel, unas ramitas de perejil y un pellizco de sal. Las dejamos que hiervan entre 20 o 30 minutos, dependiendo del tamaño, las sacamos y dejamos que se enfríen reservando el caldo. Cuando estén frías, les sacamos los lomos a las caballas y les quitamos las espinas.

En una cacerola amplia ponemos a calentar una lámina de aceite de oliva virgen extra y ponemos a refreír la cebolla y los ajos cortados en láminas, el tomate pelado, limpio de pepitas y cortado a tacos, y los pimientos en tiras. Cuando veamos que están ya tomando color echamos el azafrán, revolvemos para se deshaga y dejamos refreír unos instantes más. Alguna que otra vez hemos tratado ya de los "tiquismiquis" en la mesa; yo me curo en salud y paso todo el refrito por la batidora. Hecho esto y una vez devuelto a la cacerola,  echamos el vaso de vino y sazonamos. Cuando el vino haya hervido y evaporado el alcohol, añadimos el caldo de haber hervido las caballas previamente colado y, cuando rompa a hervir de nuevo, echamos los fideos removiendo un poco para que todo se quede integrado.

Cuando los fideos estén casi al dente, pondremos los trozos de caballa encima procurando no remover demasiado para que no se rompan.

Hay que tener presente que hay a quien le gusta meter la cuchara y sacar sopa; me refiero a hay gente que prefiere que todo quede más caldoso,...en casa no nos gusta que tenga demasiado caldo, pero es cuestión de embeber más o menos el caldo.

0 comentarios:

Publicar un comentario