martes, 28 de diciembre de 2010

Huevos de codorniz envueltos en bechamel

Todos y todas tenemos una "tita Maruja". La mía está ya la pobre muy mayor para meterse en la cocina. De pequeños, sus sobrinos, disfrutábamos de su mesa el día de Navidad y ella lo hacía viéndonos comer con avidez todas las cosas ricas que ponía y entre ellas, la estrella, los huevos envueltos en bechamel, de los que mi primo Rafael era capaz de comerse más de media docena de una "sentá"; son las cosas que nunca se olvidan en la vida.

En casa, como nos gusta enredar, hemos sustituido las mitades de huevo de gallina por huevos enteros de codorniz, es igual de engorroso pero sale un bocado más pequeño y más apetitoso.

Vamos a envolver una de docena de huevos de codorniz, y además de los huevos, para la bechamel y el empanado vamos a necesitar:
  • Una cebolla grande
  • 1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra
  • Un vaso de harina
  • Tres vasos de leche
  • 100 gr. de jamón serrano
  • 1 huevo
  • pan rallado
Lo primero que tenemos que hacer es cocer los huevos de codorniz. Para ello seguimos las instrucciones del envase, que para quien no se haya dado cuenta, lo que viene a decir es que se echen los huevos en agua hirviendo, y que contemos 3 minutos después de que rompa a hervir de nuevo el agua; apartamos del fuego y echamos agua fría para favorecer que la cáscara se despegue. Si se os resisten podéis pelarlos bajo un chorrito de agua.
Para hacer la bechamel tenéis dos posibilidades: la primera es seguir las instrucciones del aparatejo que tengáis en la cocina, si es que tenéis alguno;  la otra es la tradicional que es la que os voy a describir.

En una cacerola ponemos a calentar el aceite. Cuando esté caliente echa la cebolla muy picada y cuando empieza a dorar se retira del fuego. Echamos a continuación el vaso de harina que mezclaremos bien con el aceite hasta que se obtenga una pasta homogénea. Para que no salgan grumos hay que ir echando la leche poco a poco sin parar de mezclar: echamos un poco y mezclamos, echamos otro poco y mezclamos,...y así hasta que comprobemos que se puede echar la leche y que ésta se mezcla sin esfuerzo. Así echaremos los tres vasos y la pasta se habrá convertido en líquido; es el momento de añadir el jamón picado.  Deberíamos probar de sal, por si fuera necesario rectificar. En este momento ponemos la cacerola a fuego medio sin parar de remover. Tras romper a hervir la dejamos varios  minutos hasta que adquiera la consistencia deseada. La apartamos del fuego, la pasamos a un cacharro -puesto que si la dejamos en la misma cacerola se pegará- y la dejamos enfriar para poder manejarla después. Yo que vosotros haría masa por exceso, porque el trabajo es el mismo y luego podremos liar unas croquetas o rellenar una conchas de viera; ya os contaré un día.

Una vez cocidos los huevos, y hecha  y enfriada, la bechamel, es el momento de envolver los huevos con la ayuda de dos cucharas soperas. Llenamos una con la bechamel y ponemos un huevo encima. Cubrimos el huevo de bechamel con la otra que previamente habremos llenado. Pasando de una cuchara a otra, como cuando liamos croquetas, debemos formar una especie de bola que dejaremos sobre el huevo batido que habremos puesto en un plato, y posteriormente sobre el pan rallado que habremos puesto, claro está, en otro.

Ahora podremos darle la forma de huevo con las manos y reservarlos hasta el momento de freírlos.



Para ello, antes de comer, ponemos a calentar una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra y cuando esté muy caliente, echamos los huevos hasta que queden doraditos.

Por cierto, felices Fiestas.

3 comentarios:

susina dijo...

Tines razón, amigo. Ésas son las cosas de la vida que nunca se olvidan. Yo también tengo momentos así de inolvidables relacionados también con comida. Normalmente ligados a mis abuelas...
Esos huevos de codorniz con bechamel son un bocado de lujo. Te copio la receta que seguro que mi pinche se queda alucinado...
Felices Fiestas, cocinillas...y me alegra volver a verte por aquí!!!!

Roció y Jose Manuel dijo...

Están buenisimos los huevos de codorniz con bechamel, me parece un bocado genial como aperitivo.
Feliz año

Juanjo dijo...

Felicidades también para vosotros.

Susina, para eso las ponemos en nuestros blogs, para que nuestros amigos se las lleven y opinen,...ya sabes que yo las tuyas las voy probando casi todas. Gracias por venir, cocinera.

Rocío y José Manuel, no había caído en la cuenta de que somos prácticamente vecinos. Os felicito por vuestro blog y vuestra manera de hacer las cosas. Me alegro también de teneros por aquí.

Publicar un comentario