lunes, 7 de febrero de 2011

Arroz con longuerones

 

Hasta que un amigo gallego no me ilustró sobre el tema, yo creía que los longuerones y las navajas eran lo mismo, pero al parecer existen sutiles diferencias entre ambos que los distinguen. La verdad es que yo sigo sin tener muy claro si lo que solemos encontrar en nuestros mercados, por aquí en el sur, son navajas, longuerones o ambos. 

El caso es que me encontré con un mazo de navajas, o longuerones, en un súper al que voy en  El Rompido con muy buena pinta, pero algo pequeñas para la plancha, así que decidí hacerlos con arroz y se han convertido en la estrella de mi cocina el pasado sábado.

Lo primero que debemos hacer es poner a depurar los longuerones. Para ello los sumergimos, hasta la mitad más o menos, durante unas horas en un cacharro con agua en la que habremos disuelto sal, para que suelten la arena que tienen. Aparte de unos longuerones como esos de la foto vamos a necesitar: 

  • una cebolla
  • un par de dientes de ajo
  • un tomate maduro
  • medio pimiento verde y medio pimiento rojo
  • un vaso de vino blanco
  • caldo de pescado
  • un ramillete de perejil.
Cortamos la cebolla en finos aros, los ajos en láminas, el tomate, sin piel ni pepitas, en dados y el pimiento en tiras. En una cacerola bajita ponemos a calentar un poco de aceite de oliva virgen extra. Cuando esté caliente vamos echando los ingredientes para hacer el refrito: yo siempre echo la cebolla, luego los ajos, el pimiento y por último el tomate. Esta vez no tenía tomates que me entrara por el ojo y he usado unas cucharadas de un tomate triturado y superconcentrado que venden en los súper en latas pequeñas.

Mientras se va haciendo el refrito ponemos al fuego los longuerones en una cacerola con el fondo lleno de agua y, en cuanto empiecen a abrirse los apartamos y los sacamos para que no se sigan haciendo, pero hay que reservar el caldo que han soltado.

Cuando esté el refrito vertemos en él el vaso de vino y dejamos evaporar el alcohol y, a continuación, echamos el caldo de pescado y el de haber hervido los longuerones pasándolo por el colador. He usado un caldo que tenía de haber hervido unos huesos de rape con un tomate, una cebolla, una hoja de laurel y un chorreón de aceite.

Una vez que empiece a hervir echamos el arroz, y cuando le queden unos minutos para estar en su punto se ponen los loguerones para que se terminen de hacer. Rectificad de sal si fuere necesario. Este arroz está más rico caldosito, así que no dejéis que se seque.

Antes de servir, picamos el ramillete de perejil y lo esparcimos por encima.

    13 comentarios:

    María dijo...

    diossssssssssssss que bueniiiisimo!!!!!!
    me ha gustado!
    besos

    Juanjo dijo...

    Buenos días, María,...tú siempre tan expresiva. :))

    Gracias por el "madrugón".

    Bss.

    María dijo...

    Nunca me acostaré sin aprender algo nuevo.
    ¡Gracias!

    Juanjo dijo...

    A ti por venir, María.

    Que conste que aunque no diga nada, te sigo visitando. :)

    Besos.

    susina dijo...

    Amigo! a ver...yo soy asturiana y por allí el nombre de longuerones nunca lo escuché...ni por allí ni por aquí!!!! de dónde sacaste ese "palabro"?????? ja ja ja ja para mí son navajas de toda la vida! qué arte!!! la verdad es que se llamen como se llamen, si saben como las navajas, me encantan los longuerones!!! aunque también te diré que el prepararlos con arroz para mí es toda una novedad. Ni lo vi ni lo probé nunca, así que ya sé lo que voy a hacer cuando encuentre unas navajas de tamaño no muy grande. Muy buena idea y muy original! sí señor.

    Juanjo dijo...

    Vaya, "chicarrona" del norte, y yo que te estaba esperando para ver si me aclarabas lo de los bichos estos, jaja.

    Bueno, es verdad, por tu tierra siempre me los han ofrecido como navajas, pero en Galicia sí que los he visto con el nombre de "longueirón". Por aquí, como digo por ahí arriba, los conocemos indistintamente con los dos nombres. Tendré que llamar a mi amigo Antonio que, por gallego, tiene que ser experto.

    Besos.

    susina dijo...

    Sí, por favor! que nos lo aclare...porque a mí me pica ya la curiosidad!!!!!!

    susina dijo...

    Cocinillas! te dejo este enñace...parece que sí son diferentes!!!! tu amigo, como buen galego, estaba en lo cierto!!
    http://productoscostadamorte.com/web/ficha_producto.php?id=3

    Juanjo dijo...

    Pues parece que lo que encontramos por aquí son lo que los galegos llaman longueirones, pues no he visto nunca esas conchas curvas que dicen que tienen las navajas y que es la diferencia que me comentó mi amigo. Por cierto, en Villaviciosa y en Tazones me dieron longueirones por navajas,...imagino que es que en tu tierra pasa igual que aquí con los nombres de estos bichos y sus conchas.

    Bss.

    susina dijo...

    Pues, sí...a mí también me han la han dado por Asturias. ¡Y por Galicia! porque allí más de una vez me harté de ellos y siempre pensé que eran navajas. De hecho ni me sonaba el nombre "longueirón". Eso sí, a partir de ahora que se preparen los de los bares porque a mí, al menos, no me engañan!!! je je

    Anónimo dijo...

    Buenísima receta. En 15 días la he hecho 2 veces y ha tenido gran éxito. Vivo en Huelva y al comprar pido navajas. En Portugal, pegado a la frontera con nosotros, es muy conocido el arroz con longuerones, y por lo leído aquí, pasa igual en las zonas de frontera con Portugal.
    Gracias por ayudarme a mejorar mis platos.

    Anónimo dijo...

    Millón de gracias por esta buenísima receta, que ya me ha sacado de dos apuros. Vivo en Huelva y las pido como "navajas" pero en Portugal, "el arroz con longuerones" es muy muy típico. Supongo por lo que he leído, que sucede a lo largo de la frontera.

    Anónimo dijo...

    Aclaración a vuestras dudas: Hay tres especies en la familia de los solénidos (nombres en gallego: navaja, longueirón y longueirón vello. La especie de mayor calidad y valor comercial es la navaja que se extrae en las Rías Baixas Gallegas, el longueirón que abunda en el Atlántico desde Finesterre a Huelva (mayoritariamente se extrae en Portugal) y el longueirón vello que es el de menor calidad y que en Galicia se emplea como cebo para la lubina. Esta última especie es la que comercializan mayoritariamente en Asturias y Cantabria.

    http://blogs.laverdad.es/Libroscocina/files/navajas2.jpg

    La diferencia en sabor y textura es enorme...

    Publicar un comentario