sábado, 12 de marzo de 2011

Papas "aliñás" con bacalao

 
Uno de los platos que más apaño dan en casa son este tipo de "aliños" que, aparte de estar exquisitos, te dan el avío como como tapa, primer plato o, incluso en el verano que apetecen cosas fresquitas, plato único, tanto para un almuerzo como para una cena. 

Hay muchas formas de hacer papas "aliñás": con atún o caballa en conserva, con tomate, pimiento y pepino cortados como para una ensalada -o picadillo, que diríamos por aquí-, con huevo duro,... Esta vez me apeteció hacerlas así porque es la manera en que solíamos pedírselas a mi madre. 

Si ya de por sí hacer unas papas aliñás no tiene mucho misterio  ni mucho trabajo, he descubierto que en el súper de cabecera que hay unas bolsas de patatas medianitas, del tamaño de huevo, -las patatas, no las bolsas- que se meten en el microondas con bolsa y todo y, siguiendo las instrucciones, cuando las sacas, ya están cocidas y solo hay que pelarlas y cortarlas por la mitad -más o menos-. Así que ya veis. 

Para hacer este plato vamos a necesitar:
  • Un par de bolsas de esas patatas o en su defecto 500 gramos de patatas
  • 250 gr de bacalao desmigado echado en remojo la noche antes
  • un par de cebollas frescas
  • un ramillete de perejil
  • aceite de oliva virgen extra
  • un buen vinagre de vino, como los de El condado de Huelva.
El resto es de sentido común. Una vez cocidas -no voy a dar la paliza con cómo se cuecen las papas-, peladas y cortadas las patatas, escurrimos, limpiamos de posibles espinas y restos de piel  y desmenuzamos el bacalao, y lo echamos junto con las patatas. Cortamos las cebollas frescas en aritos y las agregamos también. Aliñamos a nuestro gusto con sal -si hiciera falta-, vinagre y aceite, y removemos todo para que se mezcle bien. Por último espolvoreamos con el perejil picado muy fino. Se sirve a temperatura ambiente -más fresquito en verano- para que no se maten los sabores con el frío.

9 comentarios:

PEDROHUELVA dijo...

la aportación del bacalao es muy interesante.
claro que ahora se convierte en comida de ricos, cuando este plato era para los de necesidad.


saludos.

Anónimo dijo...

Mirare aqui a ver si encuentro las dichosas patatitas jeje Gracias.
Casi.

Juanjo dijo...

Es verdad, Pedro, al precio que está el bacalao, esto es todo un lujo.

Un saludo.

Claro, Casi, busca las patatas que si la cosa tiene poco trabajo, todavía tendrá menos,...y lo buenas que son, de esas mantecosas, ummmm.

Oye, Mar, que no me dan comisión, ¡eh! ;)

Besote.

María dijo...

Con lo que a mí me gusta el bacalao a pellizcos...las haré cuando el tiempo acompañe, porque lo que hoy pega es un buen guisote caliente...con esta lluvia.
¡Gracias por tus recetas!

Besos

Juanjo dijo...

Gracias a ti por venir, Maria.

Mira, no te creas, que aunque como dices el tiempo está para un buen guiso, nunca está demás un buen aliñito para entremeter.

Besos.

María dijo...

Pues sí Juanjo, con una copa de vino tinto unas papitas aliñás...¡calla! que voy a ver si las hago aunque sea con atún.

Besos

María dijo...

juanjo... eso no esta rico.. sino lo siguienete!
de muerte!!!!
besos

Juanjo dijo...

Un beso, María. Sí que está bueno, ya sabes, lo bueno y simple, como lo breve, dos veces bueno.

susina dijo...

Pues esta rceta es de las que nunca he probado y además me encanta fijo. Por una parte, soy la tonta de las patatas. Me gustan de todos los tipos y de todas formas...es que me chiflan!!! hasta las congeladas... y el bacalao en la época en la que estamos seguro que entra en casa en breve. En el Mercadona además de vender las patatas de bolsa que tu dices, venden el bacalao desmigado y en su punto de sal. Hombre como el desalado por uno mismo, no estará, pero también está rico y a mí para las prisas me viene estupendamente. Ya verás, pruébalo! El toque del perejil me encanta. En casi todos los aliños resulta imprescindible. Total, una muy buena receta!!!! te la copio!

Publicar un comentario