sábado, 26 de marzo de 2011

Solomillos ibéricos con gurumelos

Me decía el otro día mi amigo Pepe Martín Correa -el único Pepe Martín que conozco de Gibraleón, que no sea que haya más- que él le echaba gurumelos a todo menos al café; yo le contesté que sería cuestión de que lo probáramos porque seguro que estaban buenísimos. La verdad es que nuestra apreciada amanita ponderosa casa bien con multitud de platos. En esta ocasión las vamos a maridar -en sustitución de unos champiñones- con unos solomillos ibéricos -de esos de cochino negro que tan bien se crían por nuestra Sierra y Andévalo- que vamos a hacer a la castellana .

Vamos a necesitar: 
  • Unos solomillos ibéricos
  • 1 kg de gurumelos
  • 200 gramos de jamón cortado en taquitos
  • una cuchada de manteca blanca de cerdo
  • una cebolla grande
  • una cabeza de ajos
  • un par de hojas de laurel
  • unos granos de pimienta negra
  • un vaso de vino blanco
En una cacerola baja y ancha en la que nos podamos manejar, ponemos a calentar, a fuego medio, una lámina de aceite de oliva virgen extra. Echamos la cebolla y los ajos cortados finamente y vamos vigilando y removiendo hasta que estén bien dorados. Lo de remover es importante porque pretendemos que se dore todo por igual sin que haya una parte que por estar en una zona con más calor se nos queme, y otra se nos quede cruda. Tenemos que arriesgar y dejar que se refría -así lo hago en muchos guisos, sobre todo de carnes- hasta el límite sin que se nos queme; esto sucede cuando todo el refrito adquiere un color dorado oscuro y uniforme. Echamos a continuación la manteca y los solomillos y los vamos volteando para que se doren también, y los granos de pimienta, las hojas de laurel y los taquitos de jamón. Rehogamos todo y paramos el refrito añadiendo el vaso de vino. Tras dejar evaporar el alcohol, agregamos un vaso de agua para que los solomillos cuezan en esa salsa. Agregamos algo de sal.

Cuando hayamos comprobado con un tenedor que la carne está prácticamente tierna, agregamos los gurumelos cortados en láminas o taquitos más bien gruesos y dejamos cocer y que se reduzca la salsa. En 10 o 15 minutos los gurumelos estarán tiernos y el plato listo para servir.

2 comentarios:

Martine dijo...

He repetido algunas de las recetas que nos ofrecías .. hay muchas nuevas.. a ver si saco el tiempo de donde no lo hay y pruebo hacerlas..

Un saludo "Chef"

Juanjo dijo...

La mayoría no te llevarán demasiado tiempo, y comer hay que comer.

Un saludo, Martine, y gracias por venir.

Publicar un comentario