martes, 24 de julio de 2012

La papas con choco de Mauro.

Bueno, hacía tanto tiempo que no entraba que ni siquiera he reconocido el nuevo formato de Blogger para las entradas. Un año, exactamente, que no venía por esta cocina.

Durante este período de tiempo algunos de vosotr@s os habéis preocupado por si me pasaba algo y a tod@s os respondido, bien por el blog o bien por e-mail. Muchas gracias. Algunos cambios en mi vida personal y nada más, pero todo bien. Y sobre todo mucha pereza; esa de la que he hablado con María en varias ocasiones sobre el mantener un blog.

Tampoco es que me la haya sacudido del todo. Por eso es que la receta que os subo hoy no es mía, aunque su autor me ha dado permiso para ponerla aquí

Mi buen amigo Mauro me manda esta receta. Gallego de nacimiento y gaditano "desde chico", maestro de cocinillas y padre de un chaval tan prometedor, tan prometedor, que  ya está en buen camino de subir a lo más alto de la cocina. De casta la viene al galgo.Tanto es así que, pese a su juventud, ya es poseedor de una estrella Michelín y regenta su propio negocio en Puerto Real, Cádiz. El Real210 es un gastrobar en el que se pueden degustar todo tipo de exquisiteces que salen del ingenio y las manos de Mauro Barreiro. Podéis buscar en la Red y veréis la cantidad de referencias que salen. Os lo recomiendo si andáis por allí.

Hechas las presentaciones vamos a lo comestible del asunto, la receta que Mauro ha tenido la gentileza de mandarme por correo con su manera de hacer las papas con choco. Gracias, amigo. 

Os la transcribo tal como él me la manda, que ya he dicho que todavía no se me ha quitao la torrija de encima.



Ingredientes : 

- 2 o 3 chocos (también denominado: chopo o jibia) medianos
- 4 patatas medianas
- 1 cebolla
- Un pimiento verde de freír
- 2 dientes de ajo
- Azafrán molido o colorante alimentario
- Aceite
- Sal
- Un vaso (de los de agua, apróx. 200 c.c.) de vino blanco
- Una rebanada de pan en cuadraditos.

Receta :

1- Se limpian los chocos y se cortan en tiras como de un dedo o dedo y medio si este es de chicas (de grueso) y reservamos. Picamos la cebolla y los pimientos y reservamos.

2- Freímos en una sartén los dientes de ajo pelados y enteros hasta que estén morenitos y blandos, freímos a continuación unos trocitos de pan y los machacamos con los ajos haciendo un puré fino.

3- En una olla a presión colocamos un fondo de aceite y calentamos la cebolla y el pimiento muy, muy, muy picados (para que luego al cocinarlos desaparezcan) y refreímos.

4- Cuando estén la cebolla y el pimiento blanditos, pero sin tomar color, añadimos los chocos troceados, el ajo, y un poquito de sal, le damos unas vueltas y añadimos el vino blanco. (Mejor si es Montilla-Moriles, que es el que uso yo para cocinar). Cuando haya evaporado el vino le echamos otro vaso igual pero esta vez de agua, o algo mas si fuese necesario, (casi debe cubrir los chocos), cerramos la olla a presión, y desde que gira la válvula le damos 10 minutos.

5- Pelamos las patatas y las cortamos en trozos medianos, dejamos que baje la presión de la olla donde hemos hecho los chocos para no quemarnos.

6- Añadimos las patatas, el colorante alimentario o azafrán molido, cubrimos con agua y volvemos a poner la olla cerrada al fuego entre 10 a 15 minutos (depende de la calidad del agua y zona geográfica, yo le doy 15 minutos).

7- Abrimos y comprobamos que la patata esté tierna, así como el punto de sal. Si no están tiernas, dejar hervir un poco con la olla abierta. La salsa ha de quedar espesa, por lo que es conveniente una vez abierta la olla moverla un rato como si estuviéramos haciendo un bacalao al pil-pil, o en su caso y mucho mas cómodo, sacar dos o tres trocitos de patata a un platito, deshacerlas muy bien en puré y añadirlas de nuevo a la olla moverlo un poco para que ligue.

6 comentarios:

Argelia Castañeda dijo...

Muy rica receta Juanjo. Voy a investigar que es un choco (en México no los he oído nombrar)

Susana Menéndez dijo...

Bienvenido! Desde que te pedí por e-mail que añadieras la opción de suscribirse al blog por esta vía no había tenido noticias tuyas, estaba convencida de que no había hecho bien los deberes. Pero hoy vuelves por la blogosfera y el "correo-aviso" me ha llegado perfectamente, y la receta de tu amigo me mola :) A ver si te terminas de animar y sigues subiendonos cosas!

Juanjo Mata dijo...

Argelia, ya me contarás cómo llamáis a los chocos por allí. Y ya sabes que te espero.

Lo siento, Susana. He sido un mal banco de pruebas, jajaja. Bueno, me alegro que después de tanto tiempo siga ahí y no te hayas aburrido. Gracias.

Este Mauro es un artista, os lo digo yo. A ver si lo animamos y se deja caer con más cosillas.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Me alegro de poderte leer de nuevo. La reentrada no tiene mala pinta en absoluto.
Saludos

CocinaConCris dijo...

Muy buena receta!!

María A. Marín dijo...

Hola Juanjo. ¡Cómo me alegra tu vuelta!
Resulta que entré y te dejé un comentario anteriormente, pero se ve que los brujos que hacen conjuros en el blogger se lo han tragado...o igual no le daría a algún botón...
En fin, que tu vuelta con esta receta me viene que ni al pelo, por que ando tratando de bajar algo de peso y los chocos los tengo permitidos ¡Yupiii!

Bueno un abrazo y si puedes no te pierdas.

Publicar un comentario en la entrada