domingo, 4 de octubre de 2009

Crema de calabaza y zanahorias

A la satisfacción de recoger tus propias hortalizas y cocinarlas hay que unir, también, la que produce el compartir los frutos con amigos y familiares quienes, generalmente, suelen agradecer la deferencia y la oportunidad de poder degustar productos que saben de confianza y de los que no se encuentran en el mercado.

El caso es que, y creo que no os lo había contado, estas calabazas -que, si conocéis la historia completa, sabréis que sembré las que pillé- son de la variedad llamada "roteña", que tienen de particular el desarrollar una abundante vegetación; tanto que, si además cae plantada en tierra profunda y muy abonada orgánicamente como la mía roza la exuberancia, y un profano tendería a confundirla con  simples hierbajos -eso sí: muy grandes, verdes, frondosos y llenos de grandes flores amarillas, tal como si fueran matas de calabaza y no hierbajos-, y el que los frutos son de gran tamaño. Esto último, que  puede que haya a quien le parezca un inconveniente no es más que otro aliciente, pues permite que se pueda compartir. De esta guisa, la cosecha, además de repartir con la familia, me ha permitido llevar al trabajo una calabaza entera para asombro y satisfacción de los compañeros que se la quisieron dividir. Ellos satisfechos y yo más: orgulloso de nuestras niñas, Rosario.

Varios platos que llevan calabaza están en mente, como un cocido de judías verdes y calabaza que tengo programado para la semana que entra y del que ya daré y os daré cuenta, la calabaza roteña a la tintillla -si es que encuentro este vino de Rota, si no, ya veremos como la hacemos-, la típica alboronía, o una como la que ya os adelantaba y que os pongo a continuación: crema de calabaza y zanahorias.

Vamos a necesitar:

  • La canción de la irlandesa Amy McDonald, This is the life, que ha sonado mucho este verano y todavía lo hace en las emisoras de radio. No sé si en Irlanda comen calabaza, aunque imagino que sí.
  • Una cebolla mediana.
  • Un puerro.
  • Un tomate.
  • 500 gramos de calabaza
  • Un par de zanahorias grandecitas.
  • Una lata de leche evaporada.
  • Una pastilla de caldo o sal.
  • Pimienta negra molida. 



En una cacerola ponemos una lámina de aceite de oliva virgen extra y, cuando esté caliente, ponemos a freir la cebolla y el puerro. Cuando estén pochados echamos la calabaza cortada en dados no muy grandes -acordaos de que antes hay que quitarle la cáscara, incluso si lo que vamos a hacer es un cocido, pues no conozco ninguna receta que lleve cáscara de calabaza, por muy tierna que ésta sea-, las zanahorias cortadas en rodajas -también habrá que haberlas limpiado previamente- y el tomate cortado de la manera que os apetezca. Rehogamos todo removiendo durante unos cinco minutos y añadimos un vaso de agua, la sal o el caldo y la pimienta. Dejamos que cueza durante unos 10 minutos hasta que todo esté tierno y añadimos el bote de leche evaporada, el contenido, se entiende. Tomamos lo que está en la cacerola y lo ponemos en el vaso de la batidora y lo trabajamos hasta conseguir una crema fina.

Lo servimos caliente y podemos añadir picatostes, "chips" de calabaza -láminas de calabaza cortadas muy finas y fritas- cebollino picado o lo que nuestra imaginación nos sugiera.

5 comentarios:

Selma dijo...

Es cierto, nada se le puede comparar a consumir productos del propio Huerto.. Tuvimos la suerte de tener uno, mi Padre era un excelente "hortelano" era un hobby al cual dedicaba mucho tiempo..
Te entiendo perfectamente.
Gracias por la receta ( una de mis cremas preferidas, dejaré de comprarla preparada) y la canción..

Un beso.

Selma dijo...

Me olvidé comentar, algo a mi juicio muy importante en una Entrada, la foto!

Es muy, muy buena! En la lista de Blogger, parece un Bodegón de un pintor de Flandes, BRAVO POR ELLA, Juanjo.

Una Entrada perfecta en su exposición, su claridad y su presentación..
No es tan fácil como parece conseguirlo, y tú lo haces cada vez!

musmushi dijo...

Como bien dice Selma, la foto es un auténtico Bodegón. ¡Muy bonita, sí señor!
La receta me parece muy apetecible y accesible a los novatos, sobre todo después de aclarar que no es el bote sino su contenido lo que se añade en la cacerola. Importante puntualización.(Je,je..)
Ya me contarás qué pasa con las "niñas" que aún siguen creciendo en la mata ...he visto por ahi que en noviembre se siguen cosechando, pero no me fio mucho de las fuentes
Besos y que las disfrutes.

Juanjo dijo...

Bueno, la verdad es que con seguidoras como vosotras esto de hacer un blog está chupao, jajaja. Hasta me voy a terminar creyendo lo de las fotos.

Gracias, muchísimas gracias a vosotras por la atención y el cariño que me dispensáis entrada tras entrada.

Muchos besos.

Bernardo Romero dijo...

Ahí va una noticia capturada al azar:

Calabaza de tres cuartos de tonelada gana premio en EEUU
© 2009 The Associated Press
Oct. 7, 2009, 12:24PM
.
Scott Heckel AP
Una maestra, Christy Harp, residente de Jackson Township muestra una gigantesca calabaza de 782 kilogramos de peso (1.725 libras) y que podría significarle el récord mundial. que obtuvo en el 2007 una calabaza de 766 kilogramos (1.689 libras) perteneciente a Joe Jutras de Rhode Island. (Foto AP/The Canton Repository, Scott Heckel)

Share Print Share Del.icio.usDiggTwitterYahoo! BuzzFacebookStumbleUponUna maestra ganó el premio mayor en un concurso de cultivadores de calabazas con una de tamaño gigantesco, de 782 kilogramos (1.725 libras), que quizás sea la más grande jamás cultivada a nivel mundial.

Christy Harp, de Jackson Township, Ohio, ganó el primer premio del concurso anual de los Cultivadores de Calabazas Gigantes del Valle de Ohio durante el pesaje que se realizó el sábado en Canfield.

La mujer obtuvo un premio de 2.500 dólares y podría reclamar el título mundial.

Versiones publicadas en el diario The Repository señalan que los organizadores del evento dijeron que superó el récord mundial de 766 kilogramos (1.689 libras) obtenido en 2007 por Joe Jutras, del pueblo de North Scituate, en Rhode Island.

El afotillo que acompaña no ha salío, pero se ve a una chavala, la maestra supongo, con un calabazón de ahí no te menees, ja, ja, ja,,, el Bernardo.

Publicar un comentario